¿Cómo elegir un amplificador para mi violín eléctrico?

elegir un amplificador para violines eléctricos

Esta es una pregunta que surge con frecuencia en todos los foros para violinistas, y a la que existen pocas respuestas… Algo que suele plantearse es que para los violines eléctricos es mejor elegir un amplificador para bajo, en lugar de un amplificador para guitarra o teclado.

Lo que realmente hay que entender es cómo funciona un amplificador. ¿Por qué se utilizan diferentes amplificadores para diferentes instrumentos? ¿Qué parámetros se deben tener en cuenta a la hora de elegir un amplificador para un violín eléctrico?

El papel del amplificador

El amplificador amplifica la señal que recibe para poder hacerla audible. Por otro lado, también influye en el sonido que se transmite. Cada amplificador tiene sus propias características en función del instrumento al que esté asociado. En el mercado hay amplificadores para guitarras acústicas, eléctricas, teclados, bajos, etc.

No existen amplificadores especialmente diseñados para los violines eléctricos. La dificultad para un violinista será por lo tanto encontrar lo que más le satisfaga entre los amplificadores disponibles.

amplificador por violín

Un amplificador para cada instrumento

El problema es que cada instrumento se toca de forma diferente y, por tanto, produce un sonido con matices y frecuencias diferentes. Por ejemplo, las cuerdas de una guitarra se puntean o rasguean, mientras que las del violín se frotan con un arco. Las cuerdas también tienen diferentes propiedades que matizan a su vez el sonido obtenido. Toda esta multiplicidad de parámetros hace que las frecuencias sonoras entre distintos instrumentos no sean idénticas. Varían de un instrumento a otro, y por eso mismo existen diferentes amplificadores. Están adaptados a las capacidades sonoras de cada instrumento.

En la comunidad de guitarristas, no hay ningún problema propiamente dicho, puesto que los guitarristas tocan la guitarra eléctrica para tocar la eléctrica, no la acústica. Por ello, invierten en un amplificador adaptado a la eléctrica.

Como puede ver, un amplificador de guitarra eléctrica está pensado para tocar la guitarra eléctrica y un amplificador de guitarra acústica está pensado para tocar la guitarra acústica.

Es posible tocar guitarras eléctricas con un amplificador hecho en principio para guitarras acústicas, pero se obtendrá un sonido de menor calidad. Y lo que es más importante, se corre el riesgo de dañar el amplificador. Este equipo no está diseñado para manejar el sonido de un instrumento eléctrico con efectos.

El problema para los violinistas

Para los violinistas, la cosa es un poco diferente. A un violinista eléctrico también le gusta poder tocar su violín eléctrico con distorsión o cualquier otro efecto, pero al mismo tiempo quiere poder conseguir un sonido más tradicional con el mismo instrumento.

El violín suele ser un instrumento de acompañamiento en un grupo musical. El violinista eléctrico utilizará diferentes efectos para adaptarse al tipo de música que se esté tocando. Se puede tocar con distorsión en algunas canciones y tener un sonido más clásico en otras a lo largo del mismo concierto. Y es aún más problemático, si el violinista se sirve tanto de su violín clásico como del eléctrico. Así que nos encontramos con diversos tipos de prácticas y será difícil satisfacer todas las necesidades con un solo amplificador. De ahí la importancia de hacer concesiones y elegir el amplificador que mejor se adapte a sus necesidades.

Como ocurre con todos los instrumentos musicales, el violín eléctrico es compatible con todos los amplificadores. El sonido surgirá necesariamente del amplificador. Pero, dependiendo de sus expectativas, el sonido puede no estar a la altura de lo que se espera conseguir.

Para elegir un amplificador, usted tendrá que tener en cuenta varios parámetros: el tipo de instrumento, su tipo de pastillas, su impedancia, el volumen de salida deseado, etc.

¿Qué amplificador se debe elegir para un violín eléctrico?

Nos centraremos en dos tipos de uso:

  • Un uso para tocar en pequeños grupos o solo en casa
  • Un uso para tocar durante las presentaciones y conciertos

Hay que analizar varios parámetros antes de tomar una decisión. Intentaremos explicar cada uno de ellos. A continuación, usted podrá determinar cuáles son los más importantes para usted y así elegir el amplificador que mejor se adapte a sus necesidades como violinista.

  Tocar en casa Tocar en escenario
Potencia De 10 a 30 watts + de 30 watts
Tipo de interpretación Sin efectos Con efectos Con o sin efectos Sin efectos Con efectos Con o sin efectos
Amplificador para guitarra Amplificador para guitarra o bajo Amplificador para guitarra o bajo Amplificador para guitarra o instrumento de cuerda frotada Amplificador para bajo Amplificador para bajo o instrumento de cuerda frotada
Presupuesto desde 80 € + de 150 €

A continuación, detallaremos las razones de las opciones expresadas en este cuadro.

Potencia

La potencia de un amplificador es su volumen máximo de salida. Se expresa en Watts.

Si se desea tocar en casa, es inútil contar con un amplificador de gran potencia. Opte por un mínimo de 10 o 15 vatios, y un máximo de 20 a 30 vatios. Si es posible, evite los amplificadores de 1 vatio, no tienen la suficiente potencia.

Para tocar en el escenario, todo dependerá del tipo de música que se toque, de su uso en el escenario (retorno del músico y/o amplificación para el público) y de la potencia acústica necesaria.

Cada músico toca bajo condiciones diferentes en cada presentación. A veces es necesario aumentar o disminuir el volumen de salida. La calidad del sonido de un amplificador dependerá del volumen de salida. Cuanto más se empuje al límite, más se corre el riesgo de saturar el sonido. En algún momento, el sonido producido no corresponderá a lo que usted desea y su amplificador puede verse perjudicado.

A la hora de elegir un amplificador, es necesario conocer las condiciones en las que usted suele tocar y el volumen de salida que va a necesitar. Esto le ayudará a determinar la potencia mínima que necesita para tocar. Por ejemplo, para un grupo de rock o metal, se suele necesitar mucha potencia…

Consulte con su ingeniero de sonido si su grupo cuenta con uno, o compárelo con la potencia que utiliza el guitarrista de su banda, por ejemplo.

Hemos escrito dos artículos sobre la amplificación y las conexiones en el escenario y la elección de un retorno de sonido para el músico. Pueden ayudarle a entender mejor las dificultades relacionadas con la sonorización de un grupo y le darán algunas indicaciones adicionales.

¿Qué sucede si se somete a un amplificador a un esfuerzo superior a sus posibilidades?

El amplificador necesitará más corriente, lo que pondrá a prueba la fuente de alimentación y, técnicamente, puede crear fallos de funcionamiento. Cuando se sobrecarga, la fuente de alimentación se comportará de forma extraña, lo que puede distorsionar el sonido y, en última instancia, dañar el amplificador.

Esto puede ocurrir si se intenta conectar un violín eléctrico de alta impedancia a un pequeño altavoz portátil. La señal enviada por el violín eléctrico será tan potente que el altavoz será incapaz de reproducirla. Y se escucharán fragmentos del sonido reproducido, ultrasaturados o incluso completamente inaudibles…

¿Qué es la impedancia?
La impedancia es la resistencia de un circuito o dispositivo eléctrico a la corriente alterna que circula por él. Todos los dispositivos e instrumentos musicales cuentan con diferentes valores de impedancia de entrada y salida (violín eléctrico, guitarra acústica, pedales de efectos, amplificador, micrófono, etc.)

Si usted utiliza un amplificador adecuado para la música instrumental, no debería tener mayores problemas. Si su amplificador se encuentra realmente al límite, lo que puede ocurrir eventualmente es una mala reproducción del sonido. Puede que el sonido resulte demasiado agudo y/o más saturado de lo habitual.

De hecho, es así como se originaron los efectos de saturación de la guitarra eléctrica, como la distorsión. Antes de la aparición de los pedales de efectos, los efectos de saturación se conseguían mediante ajustes muy potentes en los amplificadores de válvulas. La señal enviada al amplificador era tan fuerte que el sonido no podía ser reproducido por el amplificador. Por lo tanto, quedaba completamente saturado y distorsionado.

La «destrucción» de un amplificador es poco común y sólo ocurrirá si se le lleva al límite durante mucho tiempo, lo cual es de por sí poco recomendable para cualquier amplificador. Si usted no logra escucharse a sí mismo es porque el amplificador no es lo suficientemente potente. Es inútil aumentar el sonido al máximo. Mejor cambie a un amplificador más potente y con un volumen de salida más alto…

El tipo de interpretación y de sonido

El tipo de interpretación y sonido depende del tipo de música que vaya a tocar. Y en el caso de un violín eléctrico, se relaciona con una ejecución con o sin efectos.

Sin efectos

Si no se añade ningún efecto que transforme el sonido del violín eléctrico, como por ejemplo un octavador o una distorsión, vale la pena experimentar con diferentes amplificadores para tratar de encontrar un sonido que resulte agradable.

Cada amplificador es capaz de añadir un poco de color a su sonido. Estos ofrecen ajustes que permiten gestionar el sonido de salida a través de diferentes controles: volumen, tono, etc. Todos estos ajustes pueden darle un poco de color al sonido.

Aquí, al lado, vemos a Daniela Padrón tocando con un Line sin efectos. El sonido que se escucha ha sido ajustado ligeramente por el amplificador que se utiliza.

Para tocar sin efectos, le recomendamos optar por un amplificador para guitarra (en lo posible para guitarra acústica) o un amplificador para bajo, o, si cuenta con el presupuesto, optar por uno de los pocos amplificadores expresamente diseñados para instrumentos de cuerda frotada. Hasta donde sabemos, únicamente Acus ofrece este tipo de amplificadores. Algunos de sus amplificadores han sido adaptados para instrumentos de cuarteto de cuerdas (violín, viola, violonchelo y contrabajo).

Con efectos

Si usted toca el violín eléctrico y se conecta constantemente a un procesador multiefectos, querrá buscar un amplificador que pueda procesar la mayoría de sus efectos.

Cada cadena de efectos tendrá sus propias características. Y, por supuesto, deberá encontrar un amplificador que pueda manejar todos sus efectos. Esto es una tarea complicada debido a que el abanico de efectos puede ser muy amplio. Procure encontrar un amplificador que concuerde con sus efectos favoritos… Nosotros nos inclinaríamos por amplificadores para bajo que sean capaces de responder a las frecuencias más graves.

Al lado, Laurent Bernadac, quién utiliza efectos en todos y cada uno de sus conciertos.

Con efectos y sin efectos

He aquí el caso más común, el del violinista eléctrico que desea tocar a veces con efectos y a veces sin ellos. Como no podrá encontrar un amplificador que satisfaga todas sus expectativas, tendrá que hacer algunas concesiones. En este caso, creemos que lo mejor es optar por un amplificador para bajo por su capacidad para manejar la mayoría de las frecuencias. Si no cuenta con el presupuesto para un amplificador de bajo, opte por un pequeño amplificador de guitarra eléctrica.

Presupuesto

No todo el mundo puede gastarse cientos de dólares en un excelente amplificador. Los amplificadores de bajo suelen ser más caros que los de guitarra, y los que sirven para instrumentos de cuerda frotada resultan mucho más caros.

Desde nuestro punto de vista, si apenas está empezando a tocar en eléctrico, y sólo le interesa tocar en casa, un pequeño amplificador de guitarra será más que suficiente para sus necesidades. Podrá cambiarlo cuando necesite tocar en el escenario, o si siente que este primer amplificador llega ya a su límite. Si dispone de un mayor presupuesto, también puede considerar los amplificadores para bajo.

¡Si su presupuesto es ilimitado! Le sugerimos buscar un amplificador para bajo de excelente calidad o uno especialmente adaptado para instrumentos de cuerda frotada.

¡Pruebe varios amplificadores! ¡Y encuentre aquel que se adapte mejor a sus necesidades!

No nos cansamos de decirlo, los sentidos difieren de una persona a otra. Y si un violinista aprecia el sonido de un amplificador, es posible que un segundo violinista no tenga la misma sensación. La mejor manera de elegir el amplificador para su violín eléctrico es probarlo, teniendo en cuenta los parámetros mencionados anteriormente.

El amplificador que usted elija debe corresponder a sus necesidades y expectativas. Cada amplificador le dará un sonido diferente al sonido de su violín eléctrico sin efecto o a su sonido aplicando efectos.

Pero, sobre todo, no se limite a los amplificadores para guitarra eléctrica. Si tiene la oportunidad, pruebe con amplificadores para bajo o incluso para guitarra acústica. Aproveche los encuentros con otros músicos y pruebe sus amplificadores. Ya luego, elija aquel que mejor se adapte a su instrumento y a su estilo de interpretación.

Imagenes y fuentes: Unsplash – the nigmatic, freestocks, william iven