¿Cuáles son las diferencias entre un violín acústico y un violín eléctrico?

Diferencias violines eléctricos clasicos

Muchos violinistas clásicos nos preguntan sobre el funcionamiento de un violín eléctrico y las diferencias entre violines clásicos y eléctricos.

Vayamos al grano y descubramos los elementos que caracterizan y diferencian un violín eléctrico de uno acústico.

Una estructura diferente

Cuerpo hueco VS Cuerpo sólido

El violín acústico está compuesto por una estructura hueca que amplifica las vibraciones de las cuerdas. Por el contrario, el violín eléctrico a menudo está compuesto de una estructura sólida y, por lo tanto, debe estar conectado a un amplificador para poder ser escuchado.

Por lo tanto, la principal diferencia está relacionada con la forma en que se amplifica el sonido que se produce. Un violín clásico tiene una caja de resonancia que amplifica naturalmente el sonido producido por la vibración de las cuerdas. Mientras que un violín eléctrico no tiene caja de resonancia. Para escuchar el sonido, los violines eléctricos necesitan ser amplificados a través de un dispositivo externo como un amplificador o altavoces.

cuerpo hueco cuerpo solido

Un violín acústico se puede escuchar tan pronto como se toca. En cambio, un violín eléctrico que no esté conectado a un amplificador no será escuchado por el público. Un ligero sonido emanará del violín eléctrico, pero sólo será apenas audible… Este tenue sonido no le permite tocar frente a un público. Sin embargo, puede ocasionalmente utilizarse para afinar el violín.

Debido a su cuerpo hueco, el violín clásico pesa menos que el eléctrico con su cuerpo macizo. A menudo existen diferencias significativas en el peso de estos dos instrumentos. Un violín clásico pesa unos 480 gr. El peso de un violín eléctrico difiere de un fabricante a otro. Hay que tener cuidado con los violines eléctricos pesados los cuales cansan los brazos y las manos y crean tendinitis en el largo plazo.

En 3Dvarius estudiamos todos los cuerpos y materiales de nuestros instrumentos. Estos estudios se llevan a cabo para limitar la cantidad de material y reducir al máximo el peso final del instrumento.

Amplificación natural VS Amplificación eléctrica

Equipado con una caja de resonancia, el violín clásico no requiere de ninguna tecnología en particular para funcionar. Utiliza un puente clásico que se coloca en el cuerpo del violín y se sujeta con la presión de las cuerdas. El puente facilita la transmisión de la vibración de las cuerdas hacia la cámara de resonancia.

Al tener un cuerpo macizo, el violín eléctrico tendrá que transcribir la vibración de las cuerdas en una señal eléctrica que luego se transmitirá a un amplificador. La «fabricación» de esta señal eléctrica se llevará a cabo mediante uno o más sensores contenidos en el puente. La calidad del sonido de un violín eléctrico dependerá del tipo de puente (el pickup) y del número de sensores que contenga.

Existen varios tipos de sensores que pueden crear esta señal eléctrica, como los sensores piezoeléctricos o magnéticos. Los violines eléctricos fabricados por 3Dvarius utilizan puentes equipados con un sensor piezoeléctrico por cada cuerda.

Jugar silenciosamente

Todo violinista ya ha recibido quejas de vecinos que no están contentos con escuchar sus ejercicios de violín. A veces el uso de una sordina no es suficiente para atenuar el sonido de un violín clásico. Como ya se ha mencionado antes, un violín eléctrico sin amplificación sólo podrá producir un sonido tenue y apenas perceptible. Usar unos audífonos para amplificar el violín eléctrico puede permitirle tocar en silencio en su propia casa sin molestar a sus vecinos. Por lo tanto, el sonido sólo puede ser oído por el violinista.

Descubra nuestro artículo sobre todas las ventajas de un violín eléctrico.

4 cuerdas VS 5 cuerdas o más

Un violín clásico tiene 4 cuerdas: Re, Sol, La, Mi. Un violín eléctrico puede contar con 4 o más cuerdas. En la actualidad, no es nada raro ver violines eléctricos con 5 o más cuerdas. Muchos violinistas eléctricos están dando el paso y optando por un violín eléctrico de 5, 6 o 7 cuerdas.

Los violines de 5 cuerdas están dotados de una cuerda Do adicional, que se suele utilizar en las violas. Luego tenemos una 6ª cuerda en Fa, y finalmente una eventual 7ª cuerda en Si bemol. Tenga en cuenta que puede encontrar violines clásicos de 5 cuerdas llamados quintones, e incluso de 6 cuerdas llamados fadolines. Los quintones son muy utilizados en Estados Unidos, y muchos intérpretes de música country prefieren estos instrumentos. Los fadolines, en cambio, son bastante inusuales. La estructura hueca de un violín acústico reacciona con dificultad a las bajas frecuencias producidas por estas cuerdas graves.

En el siguiente vídeo, Eduardo Bortolotti explica la existencia de estos violines dotados con rangos extendidos.

¿Tiene alguna duda sobre su habilidad para cambiar de un violín de 4 a 5 cuerdas?

Diseño tradicional VS Diseño sin límites

Los violines clásicos cumplen con los estándares de tamaño y diseño. Un violín clásico siempre tendrá la misma apariencia visual. Y encontraremos todos los elementos que componen un violín, un verdadero violín clásico como las efes, las costillas, el cordal, la tapa armónica, etc.

Estos elementos pueden desaparecer en los violines eléctricos por razones prácticas y estéticas. De hecho, los eléctricos no tienen reglas visuales predefinidas. Las guitarras eléctricas y los violines pueden tener cualquier tipo de diseño, colores, materiales… Por supuesto, estos respetan las principales limitaciones de diseño de un violín y están obligados a preservar varios elementos para que sigan pudiendo tocarse, como el mástil, el diapasón, etc. Pero, más allá de estas pocas limitaciones, el único límite será la capacidad de un diseñador para imaginar su violín eléctrico.

Muy a menudo, los diseñadores de violines eléctricos desplazan ciertos elementos en función de estudios acústicos o de la atención a los detalles. Por ejemplo, en los violines eléctricos 3Dvarius, nosotros desmontamos la cabeza del violín clásico. Ha sido replanteada. En la parte superior de los violines eléctricos, encontraremos la «voluta» realizada en impresión 3D con la cual simplemente se sujetan las cuerdas. La clavija se ha trasladado a la parte inferior del cuerpo utilizando la lógica de la guitarra para así optimizar la distribución del peso del violín eléctrico.

Por otro lado, la base redondeada de la parte inferior de los violines clásicos se ha conservado para poder permitir a los violinistas utilizar su propia almohadilla.

Diferencias violín acústico violín eléctrico

Sensaciones diferentes

Tiempo de adaptación debido a la desaparición de la caja de resonancia

Con la desaparición de la caja de resonancia, el violinista clásico necesitará de un tiempo de adaptación la primera vez que toque con un violín eléctrico. El violinista clásico está acostumbrado a escuchar directamente en sus oídos lo que toca. La caja de resonancia amplifica naturalmente el sonido que es percibido directamente por el violinista.

Cuando un violinista toca con un violín eléctrico, el sonido ya no llega a sus oídos directamente, sino que proviene del amplificador o de los altavoces que lo rodean. El camino del sonido al oído del instrumentista tiene un origen diferente y es un poco más largo. Esto requerirá un ligero tiempo de adaptación para que el violinista reposicione su percepción del sonido. Luego de unos cuantos minutos de haber estado tocando, se acostumbrará a este cambio.

Todo violinista que prueba un violín eléctrico por primera vez se siente de la misma manera. Se desestabiliza debido al origen del sonido. Es un hecho que nos evocan todos cuando los conocemos…

Desaparición de las vibraciones de la tapa

El violinista clásico está acostumbrado a sentir las vibraciones de su violín clásico. Estas vibraciones son más o menos importantes dependiendo de los matices aportados por el golpe de arco.

El cuerpo macizo de un violín eléctrico vibra menos. El violinista siente menos vibraciones y puede experimentar mayores dificultades para matizar sus notas. Al igual que con el origen del sonido, necesitará tiempo para adaptarse y practicar para recuperar los hábitos. Los violinistas clásicos tienden al principio a forzar demasiado el arco para matizar sus notas. Sin embargo, esto no es realmente posible con un violín eléctrico. Forzar el arco no permite realmente matizar las notas. En su lugar, se debe tocar con los dedos combinando sus movimientos con los efectos.

Adaptación de las técnicas utilizadas al tocar

A menudo hemos leído que es mejor empezar a tocar el violín con un violín acústico que con uno eléctrico. Esto es a la vez verdadero y falso. Si usted se siente tentado por el primero o por el segundo, ¡simplemente láncese! En ningún momento el hecho de tocar uno le impedirá tocar el otro. Ambos son violines, se tocan de la misma manera, con un arco y mediante el uso de la digitación.

Ningún violinista es capaz de producir un sonido perfecto al cabo de unos pocos días de práctica. Tocar el violín requiere de tiempo para aprender y paciencia para producir sonidos de calidad. La dificultad radica en la capacidad de mejorar los movimientos de arco con la mano derecha y aumentar la destreza de la mano izquierda de la cual dependen las digitaciones.

La estructura hueca del violín acústico dificulta la obtención del sonido correcto. Es preciso encontrar un equilibrio entre la presión, la inclinación, la distribución del peso y la posición. El peso del arco y la presión ejercida desempeñan un papel más importante en el violín acústico que en el eléctrico. En el violín eléctrico, la presión ejercida sobre las cuerdas tiene menos relevancia, ya que los sensores del puente no son capaces de interpretarla. Una pastilla puede lograr matices hasta cierto nivel, pero los matices nunca serán iguales a los de un violín acústico. Como resultado, aquellos matices que son tan importantes en ciertos repertorios clásicos perderán su importancia en el violín eléctrico.

Hemos explorado este tema en detalle en otro artículo que trata sobre la adaptación del arqueo en el violín eléctrico.

La sonoridad

Sonido clásico VS Efectos

Un violín eléctrico no suena como un violín acústico. Esto tiene mucho sentido, ya que producen sonido de forma diferente. Un violín clásico amplifica la vibración de las cuerdas gracias a su caja de resonancia. Un violín eléctrico transcribirá la vibración de las cuerdas en una señal eléctrica que luego será amplificada.

El sonido entre los dos instrumentos siempre será diferente. Es posible aproximarse a un sonido clásico con un violín eléctrico usando algunos pequeños efectos como la reverb o el delay o con un fichero de impulse response. Pero seamos honestos, si quiere tocar música clásica, es preferible que lo haga con un violín clásico.

Cada instrumento tiene sus propias especificidades y es evidente que un violín eléctrico no está concebido para tocar música clásica…

Comparar el sonido de un violín acústico y uno eléctrico es absurdo. Si un violinista sigue insistiendo en que un violín eléctrico suena mal, o bien no ha entendido el objeto del instrumento, o bien utiliza un violín eléctrico de mala calidad, o bien tiene una mentalidad totalmente obtusa.

Tomemos el ejemplo de la guitarra acústica y la eléctrica, ¡es evidente que los sonidos de estos dos instrumentos no son idénticos! De hecho, ningún guitarrista se pregunta por qué no suenan igual. Los guitarristas han sabido aprovechar las ventajas y oportunidades que ofrece cada instrumento.

Según el estilo de música o su estado de ánimo, utilizan ya sea la guitarra clásica o la eléctrica. No tocarán una guitarra flamenca en un concierto de metal.

Con frecuencia se nos pide que comparemos el sonido de un violín clásico con el del 3Dvarius. Como resultado, grabamos la Sonata en Canon para 2 violines de Telemann para ofrecer una comparación.


Efectos para violín eléctrico

Al igual que una guitarra eléctrica, el objetivo del violín eléctrico es utilizar efectos para mejorar y transformar el sonido producido. Transforme su sonido hacia una distorsión saturada al estilo de Jimmy Hendrix, o agréguele una reverberación y un delay para darle más vida.

Para modular el sonido del violín eléctrico, es necesario utilizar pedales de guitarra eléctrica, asegurándose de adaptar los efectos a las frecuencias del violín. Con este tipo de pedal de efectos, es posible tocar cualquier tipo de música: rock, metal, jazz, pop, etc.

Lo interesante del violín eléctrico es utilizar un multiefectos para mejorar y transformar el sonido producido. ¡Convierta su sonido en una distorsión saturada como la de Jimmy Hendrix, o añada un reverb y un delay para hacerlo más vívido!

Con los pedales de efectos, puede posicionarse en todos los registros musicales: rock, metal, jazz, pop, etc.

El video de enfrente es una versión de Song of Storms, tomada del videojuego The Legend of Zelda. Utiliza muchos efectos de bajo, pizz, wah wah, etc. con el procesador multiefectos Hotone Ampero y un violín eléctrico 3Dvarius.


Descubra nuestro artículo sobre la selección de un pedal de efectos para un violín.

Amplificación y grabación

Otro punto es que la amplificación y la grabación de un violín eléctrico forman parte integral del instrumento. Cuenta con todos los elementos para conectarlo a un amplificador o a una mesa de mezclas.

No hay retroalimentación

Su sistema de amplificación suprime por completo los problemas de retroalimentación que se suelen producir con los instrumentos acústicos amplificados mediante micrófonos. Si usted es un violinista clásico, seguramente ya conoce todas las dificultades que implica la amplificación de los instrumentos acústicos. Al utilizar un micrófono, se corre el riesgo de generar retroalimentación. El violín clásico se equipa con un micrófono que recoge el sonido del instrumento, dicho micrófono envía el sonido recogido a un amplificador. Pero el sonido amplificado puede ser percibido por el micrófono del violín, lo que generará un bucle de sonido no deseado que se conoce como retroalimentación. ¡Ese horrible sonido estridente al que todo el mundo le teme sobre el escenario!

Basta con conectar y tocar

La facilidad para conectar un violín eléctrico antes de un concierto o una grabación es una verdadera ventaja. En ningún momento habrá que realizar pruebas para verificar la captación del micrófono: la orientación y la posición del micrófono, si capta o no el ruido ambiente, el volumen, etc.

Con un violín eléctrico, es muy sencillo. Se conecta, se ajusta el volumen y se toca.

Mantenimiento

Un violín clásico requiere de un mantenimiento regular por parte de un lutier. La estructura hueca del violín clásico lo hace más frágil y las técnicas ancestrales utilizadas se deterioran más rápidamente con el paso del tiempo. Por lo general, un violinista acude al lutier una vez al año para realizar ajustes. La mayoría de las veces, el lutier comprueba el estado del puente, el cuerpo del instrumento, las clavijas, el diapasón, el cordal y la ceja.

El violín eléctrico no depende de ninguna regla. La mayoría de los fabricantes utilizan técnicas más eficaces. Por ejemplo, a un violín eléctrico no se le aplica ningún agente pulidor para protegerlo. En su lugar, se utiliza directamente un barniz particularmente duro y duradero para así garantizar una larga vida útil. Por lo tanto, no es necesario volver a aplicar el agente pulidor cada año. La mayoría de las veces, los violines eléctricos no se requieren de ninguna intervención por muchos años. Por supuesto, es primordial cuidar el violín, sin importar si es acústico o eléctrico, mediante la eliminación de los restos de colofonia, lavándose las manos antes de cada uso, guardando el instrumento en su estuche, evitando la humedad, la luz solar y el calor excesivo, etc.

Por nuestra parte, recomendamos eliminar el polvo de colofonia que corre el riesgo de penetrar en el puente y afectar a la eficacia de los sensores. Cosa que puede reducir la capacidad sonora del violín eléctrico. Del mismo modo, es importante evitar almacenar el instrumento en cualquier parte. El estuche de transporte constituye el mejor lugar para guardar un instrumento cuando no se está tocando.

Un violín para cada uso

Para concluir, y como usted ya lo habrá entendido, cada violín tendrá sus predisposiciones para cada tipo de uso. Por lo tanto, no es raro encontrar violinistas que tengan un violín clásico y un violín eléctrico. Además, en el mundo profesional, la mayoría de los violinistas poseen uno o más ejemplares de cada instrumento. Eligen utilizar uno u otro dependiendo de las condiciones en las que se vaya a tocar. Durante un concierto clásico, como una ceremonia en una iglesia, elegirán su violín clásico y preferirán su violín eléctrico para otras presentaciones más rock.

En definitiva, hay que dejar de lado las comparaciones entre ambos instrumentos pues se trata de dos violines cuyas características y usos son simplemente diferentes.